Bachelet presenta las cinco prioridades que guiarán la nueva ONU Mujeres

24 de enero de 2011 - Internacional

 

Naciones Unidas, 24 ene (EFE).- La directora ejecutiva de ONU Mujeres, Michelle Bachelet, presentó hoy las cinco prioridades que guiarán la actuación de la nueva agencia de la organización internacional dedicada a combatir la discriminación y promover la igualdad de géneros. 

La ex presidenta de Chile expuso sus planes en la primera reunión de la junta ejecutiva de la agencia especializada creada el año pasado por la Asamblea General de Naciones Unidas y que aún se encuentra en la fase inicial de su puesta en marcha. 

"Estoy determinada a convertir ONU Mujeres en un catalizador del cambio, ofreciendo nueva energía, aprovechando ideas y valores existentes y reuniendo a mujeres y hombres de diferentes países, sociedades y comunidades en una mismo esfuerzo", aseguró en su intervención Bachelet. 

Explicó que el primero de los campos en los que la agencia centrará su atención es la ampliación de la presencia de la mujer en los puestos de liderazgo de la sociedad, tanto en el terreno público como en la empresa privada. 

Además, se comprometió a redoblar los esfuerzos para erradicar la violencia de género, con el impulso a nivel de cada país de mecanismos jurídicos y sociales que protejan a las víctimas de los agresores. 

Como tercera prioridad mencionó la protección de la mujer y las niñas en las situaciones de conflicto, particularmente en donde son blanco de violencia sexual, así como el incremento de su participación en los procesos de negociación y consolidación de la paz en los países que emergen de un conflicto. 

Bachelet también se comprometió a trabajar en la concesión de mayor independencia económica a la mujer, incrementando su participación en la vida laboral y garantizando el respeto de sus derechos en el ámbito económico. 

Por último, se impuso como quinto objetivo incluir la igualdad de géneros en un factor de peso en la elaboración de presupuesto, planes de desarrollo o estrategias para combatir la pobreza. 

"La visión de futuro de ONU Mujeres es un mundo en el que hombres y mujeres tienen oportunidades y capacidades iguales, en el que el principio de la igualdad de géneros permea las agendas de seguridad, paz y desarrollo", explicó la ex mandataria. 

A su juicio, la nueva agencia debe colaborar con los países miembros de Naciones Unidas para que desarrollen políticas y legislación relacionada con la igualdad que les permitan alcanzar los objetivos internacionales en esta materia. 

En ese sentido, la responsable de ONU Mujeres aseguró que será "ambiciosa" en sus objetivos, aunque resaltó que se debe equilibrar la ambición con el "sentido común" al tratar de alcanzarlos. 

Bachelet también explicó que la agencia ha desarrollado un plan de actuación para los próximos cien días, con el que pretende poner en marcha sus operaciones tras meses de preparativos, y que será presentado mañana en la sede de Naciones Unidas. 

Los países que tomaron la palabra en la reunión de hoy expresaron de manera unánime su respaldo a la nueva agencia y a su directora ejecutiva, aunque reconocieron el largo camino que queda por recorrer en el mundo real en la defensa de los derechos de la mujer. 

"Los esfuerzos nacionales, regionales e internacionales para garantizar que la mujer ocupe el puesto que le pertenece en la sociedad son aún un sueño lejano", reconoció el embajador indio ante la ONU, Hardeep Singh Puri, quien aseguró que las expectativas que despierta este nuevo organismo son muy altas y deben responderse con "acciones". 

De igual manera, la embajadora de EE.UU. ante la ONU, Susan Rice, pidió que ONU Mujeres se marque como objetivo poner fin a "la discriminación que impide a niñas y mujeres una participación plena en la sociedad". "No es sólo una cuestión de justicia y derechos, la igualdad es también un requisito para el desarrollo", observó. 

© EFE 2011. Está expresamente prohibida la redistribución y la redifusión de todo o parte de los contenidos de los servicios de Efe, sin previo y expreso consentimiento de la Agencia EFE S.A. 

Para mayor información: 
http://www.google.com/hostednews/epa/article/ALeqM5h0YmjChhzvzvJgau-CbB-Rfl9l1w?docId=1449655 


 

América Central y República Dominicana: Persisten limitaciones a la plena igualdad entre mujeres y hombres en el trabajo

09/03/11 - América Central

 

Estudio de la OIT analiza jurisprudencia en materia de no discriminación laboral 

SAN JOSÉ, 9 de marzo 2011 - Pese a que el derecho a la igualdad y a la no discriminación en el mundo laboral está contemplado en los códigos de trabajo de todos los países de América Central y República Dominicana, en esta región aún persisten serios obstáculos para alcanzar la plena igualdad entre hombres y mujeres en el trabajo. 

Así lo refiere el estudio “Legislación y Jurisprudencia Comparadas sobre Derechos Laborales de las Mujeres”, presentado, este día, por la Organización Internacional del Trabajo en el marco de las conmemoraciones del Día Internacional de la Mujer. 

Según la investigación, muchas mujeres de la región enfrentan prácticas discriminatorias como son el recibir salarios más bas que los hombres, encontrar mayor dificultad para acceder a ascensos y ser las primeras despedidas en situaciones de recesión. 

“Con este estudio queda claro que en la región aún persisten múltiples formas de discriminación hacia las mujeres, lo cual es contrario a los Principios Fundamentales en el Trabajo. Los resultados de la investigación son un llamado a la acción para que en los países de América Central y República Dominicana se redoblen los esfuerzos orientados a promover la no discriminación de las mujeres en el trabajo. Esto, porque la no discriminación es un valor fundamental para un desarrollo sostenible en materia económica y social, como bien lo apunta la Declaración de la OIT sobre la justicia social para una globalización equitativa”, expresó Virgilio Levaggi, Director del Equipo Técnico de Trabajo Decente de la OIT, en el acto de presentación del estudio. 

En el mercado laboral de la región aún hay casos de despidos discriminatorios a trabajadoras cubiertas por el fuero de maternidad, así como exigencias de pruebas de embarazo previas a la contratación o durante la relación de trabajo. Lo anterior, no obstante que todas las legislaciones establecen un fuero de protección a la trabajadora embarazada y en período de lactancia, se garantiza la licencia pre parto y post parto, así como el derecho a la lactancia. 

Según el análisis realizado, la mayor cantidad de resoluciones administrativas y judiciales referidas a los derechos laborales de las trabajadoras cubiertas por fuero especial, tienen que ver con la discriminación por razones vinculadas a la maternidad. En las sentencias estudiadas se observó que la maternidad, además, se visualiza como un asunto de las mujeres y no como parte del proceso reproductivo que también involucra al hombre, a la sociedad, a los empleadores y al mismo Estado. 

Asimismo, en relación con las responsabilidades familiares, según el estudio, las leyes de América Central y República Dominicana son débiles u omisas en cuanto al establecimiento de medidas que promuevan la conciliación del trabajo con las responsabilidades familiares (creación de centros de cuidado infantil y de otras personas dependientes, licencias de paternidad, ausencias por responsabilidades familiares, por ejemplo). 

Una de las prácticas que afectan la salud física y psicológica de trabajadores y trabajadoras es el acoso laboral, el cual tiene particularidades en el caso de las mujeres y se enmarca en situaciones de violencia de género en el ámbito del trabajo y en prácticas específicas como es la discriminación por embarazo, entre otras. Una forma particular de acoso laboral que se observa en la región es el hostigamiento o acoso sexual el cual está prohibido pero solo de manera indirecta por la mayoría de las legislaciones. Sin embargo, se han encontrado escasas resoluciones relacionadas con el acoso sexual, pues son pocas las mujeres que se atreven a denunciar ya sea por miedo a perder su trabajo, a que no les crean, a ser revictimizadas o estigmatizadas. 

Otra de las situaciones advertidas en la investigación, es el hecho de que las legislaciones de la subregión aún contemplan una serie de medidas paternalistas hacia las mujeres que les prohíben realizar trabajo nocturno o aquel considerado peligroso. “La visión de finales del siglo XIX de contar con capítulos dirigidos a la “protección de mujeres y menores” resulta actualmente obsoleta y proyecta una imagen de la mujer que no está acorde con el enfoque de derechos que debe prevalecer”, refiere el estudio. 

En la región no se ha encontrado jurisprudencia referida a la discriminación antes de la contratación, es decir, en el proceso de reclutamiento. Tampoco se ha encontrado jurisprudencia sobre discriminación en el acceso a la formación profesional. Sin embargo, la segregación laboral por sexo sigue siendo un hecho muy presente en los mercados laborales de estos países. 

No obstante la existencia de las prácticas discriminatorias referidas, los mecanismos para lograr la exigibilidad del principio de no discriminación en el trabajo no son tan eficientes, pues el acceso de las mujeres a la justicia (tanto administrativa como judicial) aún es muy reducido. En la región se encuentran casos en los que la legislación no contempla mecanismos para sancionar la discriminación. 

En el estudio se recomienda que se establezcan mecanismos para sancionar efectivamente la discriminación, revisar las legislaciones para asegurar que se pase del enfoque de “protección a la maternidad”, hacia la “protección del proceso reproductivo”, se garantice el reintegro de la trabajadora despedida en forma ilegal durante el fuero de maternidad, y se cuente con legislación específica que prohíba y sancione el acoso laboral en general y el acoso sexual en particular, entre otras acciones. 

Desarrollarán campaña para promoción de la no discriminación 

La Oficina de la OIT para América Central, Haití, Panamá y República Dominicana, con sede en San José, aprovechó el acto de presentación del estudio para anunciar el desarrollo de la campaña “Promover la igualdad entre mujeres y hombres en el trabajo: Una cuestión de principios”, la cual está orientada a promover el compromiso de los operadores de justicia y funcionarios del sistema de administración del trabajo con los esfuerzos que se realizan para conseguir la igualdad en el mundo laboral. 

La eliminación de toda discriminación en el ámbito laboral ha sido uno de los pilares de la OIT. La no discriminación en el trabajo es parte central de dos de los convenios fundamentales incorporados en la Declaración relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo. Asimismo, están intrínsecamente relacionados con la misión de la OIT de promover la justicia social, garantizando un trabajo decente para todos y todas, tal como se ha reafirmado recientemente en la Declaración de la OIT de 2008 sobre la justicia social para una globalización equitativa. Los convenios más importantes sobre la igualdad (Convenios núms. 100, 111, 156 y 183) ofrecen un marco de referencia para las legislaciones y políticas nacionales. 

Para mayor información:
http://dwt.oit.or.cr/index.php?option=com_content&view=article&id=583:america-central-y-republica-dominicana-persisten-limitaciones-a-la-plena-igualdad-entre-mujeres-y-hombres-en-el-trabajo&catid=118:genero&Itemid=184


 

Amamantar a los hijos en el trabajo, un derecho de toda mujer

03/08/2012 - Internacional

 

La semana mundial de la lactancia materna (1-7 de agosto) se celebró en más de 170 países con el fin de fomentar la práctica y mejorar la salud de los bebés. La OIT se unió a las celebraciones con un llamado a favor de que las mujeres puedan amamantar a sus hijos en el lugar de trabajo.

GINEBRA (Noticias de la OIT) – Permitir que las mujeres amamanten en el trabajo es bueno para las madres y para sus niños, y también para los empleadores, afirma la OIT. 

“El derecho a seguir amamantando – cuando se regresa al trabajo después del permiso de maternidad – es importante para la salud de la madre y sobre todo para la de su hijo”, declaró Manuela Tomei, quien dirige el Departamento de la Protección de los trabajadores de la OIT. 

La lactancia materna es la mejor manera de proporcionar a los recién nacidos las sustancias nutritivas que necesitan, de acuerdo con la Organización Mundial de la Salud (OMS), que recomienda la lactancia materna exclusiva hasta que el bebé cumple los seis meses, y la continuación del amamantamiento, con la introducción de alimentos complementarios, hasta los dos años. 

“Los empleadores que otorgan a las madres el tiempo para amamantar, y destinan un espacio para tal propósito con las condiciones higiénicas adecuadas, se benefician en términos de aumento de la productividad debido a una disminución del ausentismo por licencia parental (gracias a la buena salud de los bebés), una tasa más alta de regreso al trabajo y una mejor moral de los empleados”, señaló Tomei. 

Un informe publicado por la OIT en 2010, titulado“La maternidad en el trabajo: Examen de la legislación nacional”, indica que la legislación en al menos 92 países establece pausas para el amamantamiento, además de las interrupciones regulares, para las madres en período de lactancia. El tiempo concedido es de por lo menos una hora, generalmente distribuido en dos pausas de treinta minutos cada una. 

Pero muchas madres aún tienen que decidir entre regresar al trabajo y abandonar la lactancia o asumir el riesgo de perder el empleo. 

Hasta la fecha, 25 países han ratificado elConvenio de la OIT sobre la protección de la maternidad (núm. 183), el cual establece, entre otras disposiciones, al menos una pausa al día para la lactancia o una reducción de las horas de trabajo para permitir el amamantamiento. 

El apoyo del lugar de trabajo a las mujeres que amamantan ha sido una disposición fundamental de la protección de la maternidad a partir del primer Convenio sobre la protección de la maternidad (núm. 3) en 1919. 

El Convenio núm. 183, adoptado por la conferencia anual de la OIT en 2000, vincula legalmente a los países que lo han ratificado. La OIT adoptó además una ratificación que establece que, en la medida de lo posible, deberían ponerse a disposición estructuras para la lactancia materna en el lugar de trabajo o cerca del mismo. 

“La mujer tiene derecho a una o varias interrupciones por día o a una reducción diaria del tiempo de trabajo para la lactancia de su hijo.” Convenio núm. 183 de la OIT, 2000, artículo 10(1) 

“El período en que se autorizan las interrupciones para la lactancia o la reducción diaria del tiempo de trabajo, el número y la duración de esas interrupciones y las modalidades relativas a la reducción diaria del tiempo de trabajo serán fijados por la legislación y la práctica nacionales. Estas interrupciones o la reducción diaria del tiempo de trabajo deben contabilizarse como tiempo de trabajo y remunerarse en consecuencia.” Convenio núm. 183 de la OIT, 2000, artículo 10(2) 

“Cuando sea posible, y con el acuerdo del empleador y de la mujer interesada, las interrupciones diarias para la lactancia deberían poder ser agrupadas en un solo lapso de tiempo para permitir una reducción de las horas de trabajo, al comienzo o al final de la jornada.” 
Recomendación núm. 191 de la OIT, 2000, párrafo 8 

“Cuando sea posible, deberían adoptarse disposiciones para establecer instalaciones que permitan la lactancia en condiciones de higiene adecuadas en el lugar de trabajo o cerca del mismo.” Recomendación núm. 191 de la OIT, 2000, párrafo 9 

Fuente: OIT 

Más información