La 100ª Conferencia de la OIT adoptó normas laborales para proteger a entre 53 y 100 millones de trabajadores domésticos en el mundo

16/06/2011 – Internacional 

 

Delegados de gobiernos, empleadores y trabajadores que atienden a la 100ª Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), adoptaron hoy el 16 de junio, por primera vez en la historia, normas laborales internacionales destinadas a mejorar las condiciones laborales de decenas de millones de trabajadoras y trabajadores domésticos en el mundo.

GINEBRA (Noticias de la OIT)- Delegados de gobiernos, empleadores y trabajadores que atienden a la 100ª Conferencia de la Organización Internacional del Trabajo (OIT), adoptaron hoy el 16 de junio, por primera vez en la historia, normas laborales internacionales destinadas a mejorar las condiciones laborales de decenas de millones de trabajadoras y trabajadores domésticos en el mundo. 

“Por primera vez llevamos el sistema de normas de la OIT a la economía informal y este es un acontecimiento de gran importancia”, dijo el Director General de la OIT, Juan Somavia. “Se ha hecho historia”, agregó. 

Los delegados aprobaron el Convenio sobre las Trabajadoras y Trabajadores Domésticos (2011) por 396 votos a favor, 16 votos en contra y 63 abstenciones, y la Recomendación que lo acompaña por 434 votos a favor, 8 votos en contra y 42 abstenciones. 

Las nuevas normas se convertirán en el Convenio 189 de la OIT y la Recomendación 201 desde que fuera fundada la Organización en 1919. El Convenio es un tratado internacional vinculante para los Estados miembros que lo ratifiquen, mientras que la Recomendación ofrece una guía más detallada sobre la forma en que el Convenio puede ser llevado a la práctica. 

La OIT es la única organización tripartita de las Naciones Unidas, y cada uno de sus 183 Estados miembros está representado por dos delegados del gobierno, uno de los empleadores y uno de los trabajadores, quienes pueden votar en forma independiente. 

Las nuevas normas de la OIT establecen que los millones de trabajadoras y trabajadores domésticos del mundo que se ocupan de las familias y los hogares podrán tener los mismos derechos básicos que otros trabajadores, incluyendo horas de trabajo razonables, descanso semanal de al menos 24 horas consecutivas, un límite a los pagos en especie, información clara sobre los términos y las condiciones de empleo, así como el respeto a los principios y derechos fundamentales en el trabajo, incluyendo los de libertad sindical y negociación colectiva.. 

De acuerdo con estimaciones recientes de la OIT basadas en estudios o censos nacionales de 117 países el número de trabajadoras y trabajadores domésticos en el mundo es de al menos 53 millones. Pero los especialistas consideran que debido a que este tipo de trabajo se realiza a menudo en forma oculta y sin registros, el total podría ser de 100 millones de personas. En los países en desarrollo representan entre 4 y 12 por ciento del empleo asalariado. Alrededor del 83 por ciento son mujeres o niñas, y muchas son migrantes. 

El artículo 1 del nuevo instrumento de la OIT dice que “la expresión ‘trabajo doméstico’ designa el trabajo realizado en un hogar u hogares”. Si bien estos instrumentos cubren a todos los trabajadores domésticos, se consideran medidas especiales para proteger aquellos trabajadores que puedan estar expuestos a riesgos adicionales debido a su corta edad, a su nacionalidad, o a su condición de alojamiento, entre otros. 

De acuerdo con los procedimientos de la OIT, el Nuevo Convenio de la OIT estará vigente después que dos países lo hayan ratificado. 

“Es muy importante que hayamos colocado a los trabajadores domésticos al amparo de nuestros valores, para ellos y para todos los que aspiren a un trabajo decente. Esto también tendrá repercusiones relacionadas con las migraciones y la igualdad de género”, dijo Somavia. 

En su texto de introducción el nuevo Convenio dice que “el trabajo doméstico continúa siendo infravalorado e invisible y lo realizan principalmente las mujeres y las niñas, muchas de las cuales son migrantes o forman parte de comunidades desfavorecidas, y son particularmente vulnerables a la discriminación con respecto a las condiciones de empleo y de trabajo, así como a otros abusos de los derechos humanos”. 

La Directora Ejecutiva de ONU Mujeres, Michelle Bachelet, dijo durante una visita a la Comisión en la cual concluyeron dos años de deliberaciones sobre este tema que el déficit de trabajo decente de las trabajadoras y trabajadores domésticos “ya no puede ser tolerado”, y recordó que estos trabajadores “permiten mantener en movimiento el motor de la economía y los engranajes de la sociedad”. 

Bachelet dijo que ONU Mujeres apoyará la ratificación y aplicación de los nuevos instrumentos de la OIT, que calificó como “un aporte de importancia histórica a la agenda del desarrollo”. 

“Necesitamos normas que sean efectivas y vinculantes para poder ofrecer trabajo decente a las trabajadoras y trabajadores domésticos, que ofrezcan una guía efectiva para gobiernos, empleadores y trabajadores”, dijo la vicepresidenta por los Trabajadores, Halimah Yacob, de Singapur. Ella hizo notar que existe una responsabilidad colectiva que implica dotar a las trabajadoras y trabajadores domésticos de algo que ahora no tienen: el reconocimiento de que son trabajadoras, y el respeto y su dignidad como seres humanos. 

El vicepresidente de los empleadores, Paul MacKay, de Nueva Zelandia, declaró que "estamos de acuerdo con la importancia de darle la relevancia necesaria al trabajo doméstico y responder a serias preocupaciones relacionadas con los derechos humanos. Todos los empleadores están de acuerdo con que hay oportunidades para hacer algo mejor por los trabajadores domésticos y las familias para las que trabajan". 

“El diálogo social se ha visto reflejado en los resultados que hemos logrado”, dijo el presidente de la Comisión que discutió el contenido de las nuevas normas, el delegado gubernamental de Filipinas, H.L. Cacdac. 

“Este es un logro muy importante”, dijo a la directora del Programa de la OIT sobre Condiciones de Trabajo, Manuela Tomei, que describió las nuevas normas como “robustas pero flexibles”. Agregó que con estos instrumentos está claro que “las trabajadoras y trabajadores domésticos no son sirvientes ni miembros de la familia. Son trabajadores. Después de hoy día no pueden ser considerados como trabajadores de segunda categoría”. 

La adopción de las nuevas normas ha sido el resultado de un largo proceso. En marzo de 2008 el Consejo de Administración de la OIT decidió colocar el tema en la agenda de la Conferencia. En 2010 la Conferencia realizó la primera discusión sobre el tema y acordó llevar a cabo una segunda discusión en 2011 con la finalidad de adoptar el Convenio y la Recomendación que lo acompaña. 

Fuente: comunicado de prensa OIT 

Para mayor información:
http://www.ilo.org/ilc/ILCSessions/100thSession/media-centre/press-releases/WCMS_157892/lang--es/index.htm 

Recursos de la OIT sobre trabajo doméstico en Latinoamérica: 
http://igenero.oit.org.pe/index.php?option=com_content&task=view&id=269&Itemid=149 


 

La "criada" explotada: una buena historia para una película, mas no para la vida real

07/06/2012 - Internacional 

 

Fuente: OIT

Por Manuela Tomei, Directora del Departamento de la Protección de los Trabajadores de la OIT

Millones de trabajadores domésticos reciben sueldos inferiores al salario mínimo, y pocas veces se benefician del seguro de enfermedad, vacaciones pagadas o tiempo libre. ¿Ha cambiado algo desde la adopción del Convenio sobre el trabajo decente para los trabajadores domésticos el año pasado?

La noche de los Premios Oscar de este año (26 de febrero), Octavia Spencer ganó la estatuilla por mejor actriz de reparto gracias a su interpretación de Minny en la película The Help (Criadas y señoras), una sirvienta que dice lo que piensa en el Misisipi de los años 1960. Un poco antes, ella también había ganado otro premio por su actuación en la misma película. En su discurso de aceptación por el premio Golden Globe, Spencer, quien proviene del Profundo Sur de los Estados Unidos y cuya madre, según se dice, trabajó como criada, declaró que la película ponía en evidencia la situación de los trabajadores domésticos de esa época y de la actualidad, y citó a Martin Luther King quien dijo que: “Todo trabajo que enaltece la humanidad tiene dignidad e importancia”.

Sin embargo, el trabajo y la experiencia de vida de Minny y Aibileen y de las otras mujeres negras representadas en The Help podrían haber sido tomadas desde cualquier lugar del mundo contemporáneo.

Cuanto menos, millones de trabajadores domésticos ganan menos del salario mínimo, y pocas veces se benefician del seguro de enfermedad, vacaciones pagadas o tiempo libre. Si te ausentas un día por enfermedad, es probable que te despidan, sin ninguna prestación por desempleo. En algunas partes del mundo, los trabajadores domésticos enfrentan abusos físicos y sexuales, aislamiento, condiciones similares a la esclavitud, y hasta la muerte.

A nivel mundial, las mujeres constituyen más del 80 por ciento de los trabajadores domésticos, unos 44 millones en total. Y esta cifra está creciendo bajo la presión de los cambios demográficos y sociales, aumentando las desigualdades de ingreso, lugares de trabajo poco favorables a la vida familiar y políticas públicas inadecuadas.

En muchos países como Brasil y Sudáfrica, el trabajo doméstico es la principal fuente de empleo de las mujeres y su importancia también está creciendo en los países industrializados como en el Reino Unido o Francia.

No más trabajadores de segunda clase

El trabajo doméstico es esencial para el buen funcionamiento no sólo de nuestros hogares sino también de los mercados laborales. Garantiza el cuidado de nuestros niños y nuestros hogares, permite que nuestros doctores, maestros, abogados y millones de otros, a su vez, vayan a trabajar.

Pero los trabajadores domésticos tradicionalmente provienen de las escalas más bajas de la sociedad, tienen una cantidad limitada de años de educación, y pertenecen a grupos étnicos que son víctimas de discriminación o, que son víctimas de la marginalización. Esto explica y refuerza la imagen del trabajo doméstico como un empleo de segunda clase, y la percepción de los trabajadores domésticos como trabajadores de segunda categoría. Como resultado, el trabajo doméstico sigue siendo en gran medida poco reglamentado e informal en todas las regiones.

Sin embargo, las cosas están comenzando a cambiar. Hace casi un año, la Organización Internacional del Trabajo finalmente enmendó esta injusticia al adoptar un nuevo Convenio que establece una protección laboral mínima para estos trabajadores a nivel mundial. La nueva norma determina que los trabajadores domésticos deberían tener derecho a la seguridad social y al salario mínimo (donde este último régimen existe), condiciones de empleo equitativas, protección efectiva contra toda forma de abuso, acoso y violencia.

En resumen, el trabajo doméstico es reconocido internacionalmente como trabajo, y los trabajadores domésticos, como merecedores de la misma protección legal de los otros trabajadores en general. Son necesarias dos ratificaciones para que el nuevo convenio entre en vigor; diversos países, incluyendo Filipinas, Sudáfrica y Suecia han expresado su intención de ratificarlo antes de finales de año.

Hace poco, Uruguay completó los procedimientos para la ratificación del Convenio No. 189 y se espera que entregue el instrumento de ratificación a la OIT en el futuro próximo.

El hogar no es un lugar de trabajo convencional

Pero los desafíos de transformar el trabajo doméstico en trabajo decente permanecen. Hasta la fecha, en gran medida ha sido una industria sin ley, y cerca de la mitad de los países del mundo han excluido a los trabajadores domésticos de su legislación laboral. Aún en los casos en que están amparados por la ley, casi nunca se benefician de la misma protección que los otros trabajadores.

Además, para que la protección sea eficaz, es necesaria la acción en diferentes niveles de gobernanza tanto dentro como entre las naciones: el trabajo doméstico es llevado a cabo en hogares fuera de la vista del público y, al mismo tiempo, con frecuencia es realizado por mujeres que cruzan las fronteras nacionales para cuidar de las familias de otras personas.

El hogar no es un lugar de trabajo convencional, y las leyes nacionales tienden a proteger la inviolabilidad de la privacidad de los individuos. Por lo tanto, verificar el cumplimiento de la ley en los hogares privados es mucho más difícil que en un fábrica u otro lugar más tradicional. Es necesaria una gran cantidad de innovación y creatividad.

También son importantes la movilización y el coraje de los trabajadores domésticos - tan acertadamente representados por las actrices Octavia Spencer y Viola Davis en The Help - no sólo para hacer frente a condiciones agobiantes de trabajo y de vida, sino también para expresar sin temor la demanda de justicia ante un peligro evidente.

Hemos presenciado ejemplos de este coraje, y están cambiando las cosas para bien en diversos países. En Chile, el Ministerio de Trabajo logró un acuerdo con las asociaciones de trabajadores domésticos para reducir la semana laboral de 72 a 45 horas (el límite de horas semanales aplicado a los trabajadores en general) dentro de los próximos tres años. Recientemente, el Presidente de Chile presentó ante el Congreso un proyecto de Ley sobre trabajo doméstico.

En Estados Unidos, los trabajadores domésticos han abierto nuevos caminos al demandar una legislación que brinde los mismos derechos que a casi todos los otros trabajadores. En 2010, el Estado de Nueva York se convirtió en el primer estado en la historia de EE.UU. en aprobar este tipo de legislación, y actualmente California está considerando su propio proyecto de ley. Filipinas, un país que ha hecho mucho para proteger a sus ciudadanos que trabajan en el exterior como domésticos, está por promulgar una nueva ley que establece un mínimo de protección laboral para los trabajadores domésticos filipinos en el país.

Estos son progresos que debemos imitar.

La historia de la criada pobre que es objeto de explotación, maltrato o abusos en el hogar de otro debe ser confinada a la ficción.

Para mayor información: http://www.ilo.org/global/about-the-ilo/press-and-media-centre/news/WCMS_182315/lang--es/index.htm 


 

Internacional: Informe sobre el desarrollo mundial 2012. Impacto de género

28/09/11 - Internacional 

 

El último Informe del Banco Mundial Informe sobre Desarrollo Mundial se centra en la igualdad de género en todo el mundo, y ofrece algunos datos impactantes sobre las diferencias a las que deben hacer frente mujeres y las niñas en los países en vías de desarrollo a pesar de décadas de progreso. 

Aquí puede encontrar, en español, la vesión completa, y en castellano, los principales mensajes del Informe 2012, entre los que destaco: 

Riqueza: Las mujeres representan el 40% de la fuerza laboral del mundo, pero disponen de sólo un 1% de la riqueza del mundo. 

Salarios: las trabajadoras asalariadas ganan 62 centavos por cada dólar que ganan los hombres en Alemania, 64 centavos de dólar en la India y alrededor de 80 centavos de dólar en México y Egipto. Las mujeres empresarias no tienen mejor suerte, ya que ganan 34 centavos por cada dólar que ganan los hombres en Etiopía y tan sólo 12 centavos en Bangladesh. 

Mortalidad: Las mujeres y las niñas tienen más probabilidades de morir que los hombres y los niños en los países de rentas bajas y medias, con 3,9 millones de niñas y mujeres de menos de 60 años que “desaparecen” cada año, según dice el informe. Por lo menos un 40% de esas niñas nunca han nacido, una sexta parte mueren en la infancia y el otro tercio en sus años fértiles. El problema es peor en el África subsahariana y los países afectados por el VIH / SIDA. 

Educación: las mujeres representan más de la mitad de los estudiantes universitarios del mundo, y 60 países tienen más mujeres jóvenes que hombres en las universidades. Las diferencias en educación primaria entre niños y niñas se han cerrado en casi todos los países, y en la educación secundaria, las niñas son más numerosas que los niños en 45 países en vías de desarrollo. Sin embargo, la etnicidad combinada con la pobreza puede ser un obstáculo: dos tercios de las niñas que no asisten a la escuela en todo el mundo pertenecen a grupos étnicos minoritarios. 

Disparidades en la escolarización de las niñas. A pesar de los progresos globales, la matrícula de niñas en la escuela primaria y secundaria sigue siendo muy inferior a la de los niños en el caso de los grupos de población más desfavorecidos en muchos países al sur del Sahara y en algunas partes de Asia meridional 

Acceso desigual a las oportunidades económicas. Las mujeres tienen más probabilidades que los hombres de trabajar en tareas domésticas no remuneradas o en el sector no regulado de la economía. Las mujeres agricultoras tienden a ocuparse de parcelas menos extensas y a dedicarse a cultivos menos rentables que los hombres. Las mujeres empresarias dirigen operaciones de menor volumen y en sectores menos rentables. Como consecuencia, la tendencia en todas partes es que las mujeres ganen menos que los hombres. 

Diferencias en la capacidad de las mujeres para hacer oír su voz en el hogar y en la sociedad. En muchos países, las mujeres —especialmente las pobres— tienen menos voz en cuanto a las decisiones y menos control sobre los recursos de sus hogares. En la mayoría de países las mujeres participan menos que los hombres en la actividad política oficial y su representación en los niveles más altos es muy insuficiente. 

El informe, publicado este pasado domingo por la noche, afirma que “los países que crean mejores oportunidades y condiciones para mujeres y niñas pueden aumentar la productividad, mejorar los resultados para la infancia, hacer más representativas las instituciones y mejorar las perspectivas de desarrollo para todas las personas”. 

Fuente: Observatorio género y equidad 

Para mayor información: 
http://www.observatoriogeneroyliderazgo.cl/index.php/iqustasando-menu-superior-104/26-novedades/5028-informe-sobre-el-desarrollo-mundial-2012-impacto-de-genero?utm_source=envialosimple.com&utm_admin=7108&utm_medium=email&utm_campaign=76345