Extensión del Postnatal: La emergencia de la política familiar

16/03/11 - Chile

 

Aunque los actores políticos no la formulen como tal, en esta coyuntura emerge en el país la política familiar, lo cual se expresa fundamentalmente en la tensión en el ámbito de la economía. Así lo expresa Irma Palma, académica del Depto. de Psicología de la Fac. de Cs. Sociales de la U. de Chile.

En la propuesta de ley de extensión del postnatal y su debate público convergen diversos ámbitos de las políticas públicas. Se encuentran las políticas sociales, salud, niñez, género, trabajo y familiar. Esto último es nuevo en la sociedad chilena. 

En relación con la política social, podría incorporar aunque a segmentos limitados de las mujeres más pobres (integradas en una condición muy precarizada al mercado laboral) y a sus hijos(as) en la primera infancia al cuidado asegurado por el Estado. 

En la política de salud se lo comprende al modo del antiguo binomio madre-hijo, para favorecer en ambos su salud, sin embargo, remite más a las condiciones del cuidado en las familias. Permite preservar la salud mental de las mujeres en una situación vital de alta exigencia para su subjetividad y que el trabajo de cuidado infantil sea vivido con menos cansancio, mayor goce, sin culpa, presión ni transgresión al Estado (mediante las licencias médicas). Responde por ahora a un doble déficit, de inequidad en el trabajo doméstico e insuficiente sistema institucional de cuidado infantil. 

Su relación con la política de la niñez es central, aunque su argumentación a momentos se vuelve extrema. Se sostiene que resolvería una crisis de apego materno y riesgo de mal nutrición (pero, ¿las mujeres incorporadas al mundo laboral producen un apego más deficiente o que sus hijos tengan peor salud?). Más bien, aseguraría el derecho de los niños a recibir un cuidado de calidad en un momento de la vida de mayor fragilidad, y a generar condiciones para iniciar la experiencia de aprendizaje y desarrollo de los vínculos humanos, que después se extenderán a otras relaciones. 

Emerge en el país en esta coyuntura la política familiar, aunque los actores políticos no la formulen como tal. En lo fundamental esto se expresa en la tensión en el ámbito de la economía. En la proposición de introducir una diferenciación del periodo aparece como un desigual derecho a disponer de una madre por parte de los (as) infantes). Del mismo modo, cuando el Estado no debería perjudicar a una mujer con alto sueldo (pero inferior a sus pares masculinos), aparecería perjudicando a las más pobres del país. 

Este es el mejor marco conceptual y metodológico para analizar esta propuesta. La política familiar es transversal a la sociedad. Es económicamente diferenciada entre quienes tienen hijos y quienes no; y entre quienes los tienen, cuando lo hacen en pareja y cuando no (en familias uni-parentales). No es natalista, genera condiciones de plausibilidad para las elecciones reproductivas. Gestiona los procesos vitales vinculados al nacimiento y la muerte. Promueve al mismo tiempo relaciones de igualdad que den sentido más allá de la sobrevivencia a integrar familias. 

Su conexión con la política de género es más compleja, aunque se la nombra como tal. ¿Cuánto produce en términos de autonomía e igualdad para las mujeres? Esta coyuntura genera condiciones para repensarla y redefinirla, para que no termine confundida entre las otras; o que, como ha ocurrido en el pasado, al mismo tiempo beneficien y perjudiquen a las mujeres. Se trata de ampliar las condiciones para la autonomía de las mujeres, que asegure la libertad de decidir, justamente en este caso, en torno de su reproducción y la maternidad. Hoy en la comunidad internacional el reconocimiento de los derechos sexuales y reproductivos expresa muy fundamentalmente la promoción de la autonomía femenina en la política de género. 

Irma Palma, Prof. Depto. de Sociología FLACSO, U. de Chile 

Para mayor información:
http://www.facso.uchile.cl/?_nfpb=true&_pageLabel=notFacso&url=69805


 

Exponen sobre realidad de la mujer trabajadora

10/03/11 - Paraguay 

 

Celebración del Día Internacional de la Mujer en Encarnación.

En el marco de la celebración del Día Internacional de la Mujer, el Ministerio de Justicia y Trabajo (MJT), a través de la Dirección de Promoción Social de la Mujer Trabajadora, realizó un encuentro con las mujeres de la zona de Encarnación- Itapúa, donde debatieron los avances y desafíos en el cumplimiento de los derechos laborales del sector femenino. 

La Directora de Promoción Social de la Mujer Trabajadora, Rossana Rojas, abordó sobre las acciones que se están llevando adelante desde el MJT para dar respuestas a las problemáticas más comunes de las mujeres en el aspecto laboral. Habló en tal sentido de la aplicación del Convenio 156 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que se refiere a la igualdad de oportunidades y del trato entre trabajadores y trabajadores, y las responsabilidades familiares. Asimismo los esfuerzos encarados desde la cartera de Estado para impulsar modificaciones en la legislación con miras al mejoramiento de las condiciones laborales de las trabajadoras domésticas. 

Participaron del mencionado acto los representantes de las distintas organizaciones de mujeres de Encarnación como de Kuña Roga, del Sindicato de Empleados de Comercio de la ex Zona Baja; de las Mujeres Rurales, del grupo de las personas desplazadas por la Hidroeléctrica Yacyretá así como del Sindicato de Trabajadores del Ministerio de Salud (Sitramis). 

El evento se desarrolló en la Plaza Mcal. Francisco Solano López de la ciudad de Encarnación, con la masiva participación de importantes referentes de los derechos de las mujeres en la zona. 

Para mayor información:
http://www.mjt.gov.py/prensa/2011/marzo/exponen-sobre-realidad-de-la-mujer-trabajadora


 

América Central y República Dominicana: Persisten limitaciones a la plena igualdad entre mujeres y hombres en el trabajo

09/03/11 - América Central

 

Estudio de la OIT analiza jurisprudencia en materia de no discriminación laboral 

SAN JOSÉ, 9 de marzo 2011 - Pese a que el derecho a la igualdad y a la no discriminación en el mundo laboral está contemplado en los códigos de trabajo de todos los países de América Central y República Dominicana, en esta región aún persisten serios obstáculos para alcanzar la plena igualdad entre hombres y mujeres en el trabajo. 

Así lo refiere el estudio “Legislación y Jurisprudencia Comparadas sobre Derechos Laborales de las Mujeres”, presentado, este día, por la Organización Internacional del Trabajo en el marco de las conmemoraciones del Día Internacional de la Mujer. 

Según la investigación, muchas mujeres de la región enfrentan prácticas discriminatorias como son el recibir salarios más bas que los hombres, encontrar mayor dificultad para acceder a ascensos y ser las primeras despedidas en situaciones de recesión. 

“Con este estudio queda claro que en la región aún persisten múltiples formas de discriminación hacia las mujeres, lo cual es contrario a los Principios Fundamentales en el Trabajo. Los resultados de la investigación son un llamado a la acción para que en los países de América Central y República Dominicana se redoblen los esfuerzos orientados a promover la no discriminación de las mujeres en el trabajo. Esto, porque la no discriminación es un valor fundamental para un desarrollo sostenible en materia económica y social, como bien lo apunta la Declaración de la OIT sobre la justicia social para una globalización equitativa”, expresó Virgilio Levaggi, Director del Equipo Técnico de Trabajo Decente de la OIT, en el acto de presentación del estudio. 

En el mercado laboral de la región aún hay casos de despidos discriminatorios a trabajadoras cubiertas por el fuero de maternidad, así como exigencias de pruebas de embarazo previas a la contratación o durante la relación de trabajo. Lo anterior, no obstante que todas las legislaciones establecen un fuero de protección a la trabajadora embarazada y en período de lactancia, se garantiza la licencia pre parto y post parto, así como el derecho a la lactancia. 

Según el análisis realizado, la mayor cantidad de resoluciones administrativas y judiciales referidas a los derechos laborales de las trabajadoras cubiertas por fuero especial, tienen que ver con la discriminación por razones vinculadas a la maternidad. En las sentencias estudiadas se observó que la maternidad, además, se visualiza como un asunto de las mujeres y no como parte del proceso reproductivo que también involucra al hombre, a la sociedad, a los empleadores y al mismo Estado. 

Asimismo, en relación con las responsabilidades familiares, según el estudio, las leyes de América Central y República Dominicana son débiles u omisas en cuanto al establecimiento de medidas que promuevan la conciliación del trabajo con las responsabilidades familiares (creación de centros de cuidado infantil y de otras personas dependientes, licencias de paternidad, ausencias por responsabilidades familiares, por ejemplo). 

Una de las prácticas que afectan la salud física y psicológica de trabajadores y trabajadoras es el acoso laboral, el cual tiene particularidades en el caso de las mujeres y se enmarca en situaciones de violencia de género en el ámbito del trabajo y en prácticas específicas como es la discriminación por embarazo, entre otras. Una forma particular de acoso laboral que se observa en la región es el hostigamiento o acoso sexual el cual está prohibido pero solo de manera indirecta por la mayoría de las legislaciones. Sin embargo, se han encontrado escasas resoluciones relacionadas con el acoso sexual, pues son pocas las mujeres que se atreven a denunciar ya sea por miedo a perder su trabajo, a que no les crean, a ser revictimizadas o estigmatizadas. 

Otra de las situaciones advertidas en la investigación, es el hecho de que las legislaciones de la subregión aún contemplan una serie de medidas paternalistas hacia las mujeres que les prohíben realizar trabajo nocturno o aquel considerado peligroso. “La visión de finales del siglo XIX de contar con capítulos dirigidos a la “protección de mujeres y menores” resulta actualmente obsoleta y proyecta una imagen de la mujer que no está acorde con el enfoque de derechos que debe prevalecer”, refiere el estudio. 

En la región no se ha encontrado jurisprudencia referida a la discriminación antes de la contratación, es decir, en el proceso de reclutamiento. Tampoco se ha encontrado jurisprudencia sobre discriminación en el acceso a la formación profesional. Sin embargo, la segregación laboral por sexo sigue siendo un hecho muy presente en los mercados laborales de estos países. 

No obstante la existencia de las prácticas discriminatorias referidas, los mecanismos para lograr la exigibilidad del principio de no discriminación en el trabajo no son tan eficientes, pues el acceso de las mujeres a la justicia (tanto administrativa como judicial) aún es muy reducido. En la región se encuentran casos en los que la legislación no contempla mecanismos para sancionar la discriminación. 

En el estudio se recomienda que se establezcan mecanismos para sancionar efectivamente la discriminación, revisar las legislaciones para asegurar que se pase del enfoque de “protección a la maternidad”, hacia la “protección del proceso reproductivo”, se garantice el reintegro de la trabajadora despedida en forma ilegal durante el fuero de maternidad, y se cuente con legislación específica que prohíba y sancione el acoso laboral en general y el acoso sexual en particular, entre otras acciones. 

Desarrollarán campaña para promoción de la no discriminación 

La Oficina de la OIT para América Central, Haití, Panamá y República Dominicana, con sede en San José, aprovechó el acto de presentación del estudio para anunciar el desarrollo de la campaña “Promover la igualdad entre mujeres y hombres en el trabajo: Una cuestión de principios”, la cual está orientada a promover el compromiso de los operadores de justicia y funcionarios del sistema de administración del trabajo con los esfuerzos que se realizan para conseguir la igualdad en el mundo laboral. 

La eliminación de toda discriminación en el ámbito laboral ha sido uno de los pilares de la OIT. La no discriminación en el trabajo es parte central de dos de los convenios fundamentales incorporados en la Declaración relativa a los principios y derechos fundamentales en el trabajo. Asimismo, están intrínsecamente relacionados con la misión de la OIT de promover la justicia social, garantizando un trabajo decente para todos y todas, tal como se ha reafirmado recientemente en la Declaración de la OIT de 2008 sobre la justicia social para una globalización equitativa. Los convenios más importantes sobre la igualdad (Convenios núms. 100, 111, 156 y 183) ofrecen un marco de referencia para las legislaciones y políticas nacionales. 

Para mayor información:
http://dwt.oit.or.cr/index.php?option=com_content&view=article&id=583:america-central-y-republica-dominicana-persisten-limitaciones-a-la-plena-igualdad-entre-mujeres-y-hombres-en-el-trabajo&catid=118:genero&Itemid=184


 

100 años de la primera celebración del Día Internacional de la Mujer Trabajadora

08/03/11 - Internacional

 

Para conmemorarlo hoy, trabajamos todos los días 

EQUIPO ELA: